viernes, mayo 21, 2021

La "Cultura Justa" de ENAIRE debe aplicarse en AENA Barajas

Es mucha la literatura que hay sobre el concepto "Cultura Justa" y debajo ponemos unos cuantos artículos, no sólo relacionados con la aviación, sino con la medicina que son muy interesantes. 

En ENAIRE, tras muchos años de problemas, han implantado una "Cultura Justa" que llevan a efecto con mucho éxito.

Como concepto sencillo para quien no esté muy familiarizado se entiende por "Cultura justa": aquella en la que no se castigue a los operadores y demás personal de primera línea por sus acciones, omisiones o decisiones cuando sean acordes con su experiencia y capacitación, pero en la cual no se toleren la negligencia grave, las infracciones intencionadas ni los actos destructivos.

En el caso de ENAIRE la propia empresa dice:

"ENAIRE promueve el desarrollo de una adecuada Cultura de seguridad, que debe ser el reflejo de las actitudes individuales, de grupo y de organización, de unas normas y conductas que consisten en el valor, la prioridad y el compromiso hacia la seguridad operacional.

Se ha demostrado que brindar la confianza y protección adecuadas a todas las personas involucradas en la aviación y en la seguridad nos anima a adoptar y mantener la mejor actitud y enfoque posibles frente a los errores.

En ENAIRE optamos por una mentalidad de cultura, confianza y justicia, entendiendo las acciones de los empleados en cada contexto y evitando el lenguaje crítico y culpable. Cualquier empleado que actúe en su trabajo poniendo todo su conocimiento y capacidades en él, no debe temer a ningún procedimiento legal o disciplinario de sus acciones o actividades.


Los trabajadores son libres de informar de cualquier problema de manera abierta, incluso de sus propios errores.
Asimismo, ENAIRE no acepta el daño deliberado, la negligencia grave o cualquier comportamiento perjudicial deliberado."

En el caso de los accidentes aéreos, como bien dicen los compañeros del SEPLA, es un error muy común pensar que un accidente aéreo se produce por un solo error. La realidad es que todo accidente aéreo es el resultado de una cadena de errores humanos y técnicos que desembocan en tragedia.


Tal y como explica James Reason (año 1990, Universidad de Manchester)en su Modelo del queso suizo, un avión está separado de un accidente aéreo por 6 lonchas de queso gruyere. Las lonchas representan a los que intervienen en la seguridad aérea: constructores, compañía, autoridades reguladoras, pilotos, tecnología y reglamentación. Cada loncha, como es natural en este tipo de queso, tiene unos cuantos agujeros de mayor o menor tamaño que representan los fallos que pueden tener. Si se agrupan las lonchas en un montón, será muy poco probable que todos los agujeros coincidan pero si es así, el avión atravesará las lonchas derivando en un accidente aéreo.

Pues bien, esto que entiende todo el mundo, en AENA Barajas lo entienden como que ante un error (que se supone no es mal intencionado) se suceden cartas de advertencia o amenaza de expedientes, en muchas ocasiones de manera extemporánea (hasta con 45 días de retraso...) en las que trabajadores por errores (supuestos ya que no se acreditan) reciben una carta que contienen términos como estos:

“Incumplimiento de las obligaciones y tareas que se le encomiendan, así como las que tiene asignadas en su puesto de trabajo, y de las ordenes e instrucciones que se le imparten”

“Usted no aplico los procedimientos internos idóneos”.

“Esperamos que la presente advertencia sirva para evitar que se produzcan situaciones similares"

"Dado que si volvieran a producirse circunstancias similares a las descritas nos veríamos obligados a emprender las acciones que disciplinariamente pudieran corresponder".


Esto es la "Cultura Justa" de la empresa AENA ante un trabajador, sin entrar a detallar qué errores se han cometido para poder aprender de ellos, que es de lo que se trata, o de lo que debe tratarse.

A los de la carta de amenaza (advertencia) fácil, les dedicamos este vídeo de ENAIRE de "Construyendo Confianza"


Desde luego que en AENA tiene que haber un importante cambio cultural porque por este camino vamos muy mal; el "despotismo ilustrado" (todo para el pueblo pero sin el pueblo) de como nos tratan no va a acabar bien porque conseguirán autómatas y gente poco comprometida con la empresa.

Aunque pensándolo bien quizá es lo que quieren. 

PUBLICIDAD CENTRAL