Mostrando entradas con la etiqueta Libertad Sindical. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Libertad Sindical. Mostrar todas las entradas

miércoles, mayo 12, 2021

El Tribunal Supremo condena a AENA por vulnerar el Derecho Fundamental a la Libertad Sindical al censurar la web del Sindicato ASAE


La historia se remonta al 2018 cuando constituimos el Sindicato ASAE y creamos esta página web que tiene miles de visitas.

Con ENAIRE jamás ha habido un problema de censura, pero con AENA sí.

Esta página web estaba clasificada de manera que sólo los mandos medios y directivos la podían ver, pero la mayoría de los trabajadores no; esto es debido a que cada trabajador tiene un perfil de acceso a internet entre muy restringido (la mayoría) a libre (personal directivo) pasando por una minoría que suelen ser estructura (nivel de mandos medios). 

AENA alegaba que aunque éramos miembros independientes en el Comité de Empresa de Barajas y habíamos formado ASAE, hasta pasadas las elecciones no nos podían quitar la CENSURA, porque es lo que era.

El Sindicato amigo y hermano ASEPAN Asociación Española de Profesionales de la Gestión Aeroportuaria y de la Navegación Aérea (ASEPAN) planteó una queja por escrito que citamos debajo. Ponemos la foto de Franco porque en el correo de ASEPAN se habla de "sindicalismo vertical" y "regímenes fascistas":



La empresa contestó esto:


El Sindicato ASEPAN remite un nuevo correo-e:

Y ya luego a la Audiencia Nacional y esto acaba en el Supremo creando una mancha reputacional en AENA tremenda, porque esto será objeto de artículos y de referencias jurisprudenciales. 

Y no es la primera vez que AENA se ve pringada en temas de libertad sindical, ya publicamos El Supremo prima la libertad de expresión de un delegado sindical frente al derecho al honor de un cargo público de AENA/Enaire

El Tribunal Supremo ha dictado esta sentencia

La Sala estima, conforme a la doctrina expuesta, que la actuación empresarial es vulneradora de los derechos fundamentales a la libertad sindical y de igualdad de trato, en tanto que impide al colectivo clasificado con perfil informático básico acceder a las páginas web de contenido sindical en igualdad de condiciones que los trabajadores con perfil medio o avanzado, sin que la empresa justifique de forma objetiva y suficiente el trato desigual y discriminatorio otorgado, con lo cual se vulneran los preceptos denunciados ( arts. 14 y 28 CE).

Sin que, como se ha indicado, sea objeto del presente procedimiento examinar si existe o no discriminación en el trato otorgado a los sindicatos por la empresa, pues en su caso, la acción correspondería al sindicato supuestamente discriminado.

Ello determina, visto el informe del Ministerio Fiscal, la estimación del recurso, casando y anulando la sentencia recurrida, declarando que la decisión de la Directora de Organización y RRHH de AENA, de impedir a parte de los trabajadores de la plantilla de la empresa acceder a través de Internet a páginas web de contenido sindical, es vulneradora de los derechos fundamentales a la libertad sindical y de igualdad de trato, condenando a la empresa a estar y pasar por tal declaración y reparar la vulneración del derecho fundamental, facilitando de forma general el acceso a las páginas web de contenido sindical a toda la plantilla de la empresa.


DESCARGA LA SENTENCIA COMPLETA AQUI: 


ROJ: STS 1539/2021 - ECLI:ES:TS:2021:1539

Tipo órgano: Tribunal Supremo. Sala de lo Social Municipio: Madrid Ponente: ROSA MARIA VIROLES PIÑOL Nº Recurso: 89/2019 Fecha: 22/03/2021 Tipo Resolución: Sentencia

Resumen: TUTELA DE DERECHOS FUNDAMENTALES. DERECHO A LA LIBERTAD SINDICAL. Se impugna por el sindicato ASEPAN la práctica empresarial que entiende impide a parte de los trabajadores de la plantilla de la empresa el acceso a través de Internet a páginas Web de contenido sindical, discriminándolos respecto a sus compañeros, a los que la empresa les facilita dicho acceso, por considerar que vulnera los derechos fundamentales de los trabajadores. Se aprecia vulneración del Derecho a la libertad sindical. La empresa no justifica el distinto trato a determinados trabajadores. Se estima el recurso.

¿Quién es ASEPAN?

La Asociación Española de Profesionales de la Gestión Aeroportuaria y de la Navegación Aérea (ASEPAN), fue constituida el 15 de junio de 1993, por un grupo de compañeros que impulsamos la creación de la, hoy, Entidad Pública Empresarial "Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea" (AENA).

Considerábamos que, el nuevo modelo de gestión de las infraestructuras aeronáuticas españolas, exigía un planteamiento específico de las relaciones profesionales en el Sector, a efectos de facilitar el compromiso de los profesionales con las Instituciones, necesidad que estaba tanto más acentuada, en la medida que, la especificidad de las funciones a desempeñar, el alto grado de cualificación requerido para el desempeño de una actividad tan sensible y exigente en cuanto a fiabilidad como es el transporte aéreo y el amplio rango de responsabilidades asumidas dentro del Sector por el colectivo de compañeros, hacían necesario, a su vez, un alto grado de consenso a fin de alcanzar, como instrumento de gestión, unas organizaciones lideradas, en donde se conjugaran convergentemente los diversos intereses: públicos, empresariales, sociales y personales.

Para dar repuesta a esa dinámica se creó ASEPAN, agrupando a un amplio número de profesionales de muy diversas áreas y grados de formación, como exige el transporte aéreo y sus infraestructuras, fomentando con ello las empatías que procuran sinergias necesarias para el trabajo en equipo y la creación de un espacio común de dependencia y confianza, que permitiera mejorar las condiciones de trabajo en que se desempeñan los cometidos propios de los servicios públicos de transporte aéreo, calificados como esenciales, tanto por la legislación, como por los distintos sectores económicos dependientes del transporte aéreo.

No siempre hemos tenido facilidad en la consecución de nuestros propósitos. En ocasiones, hemos tenido que luchar contra planteamientos autoritarios empobrecedores de la gestión, pero eso no nos ha desanimado para seguir mirando hacia el futuro, con el convencimiento de que tenemos mucho que aportar y que, la mejor forma posible de introducir mejoras importantes en el desarrollo de los servicios públicos, bajo nuestra perspectiva, lo será en la medida que se cree un clima laboral favorable a la creatividad y propia iniciativa responsable e incentivada de cada profesional, sin el atavismo de la gestión autoritaria.

Desde el punto de vista de gestión, fomentamos la ascendencia del liderazgo como método de dirección y de promoción profesional. Estimamos que la experiencia que atesoran nuestros compañeros, a todos los niveles, los convierte en verdaderos depositarios del "know how" de cada Entidad y, en este sentido, defendemos su permanencia en el Sector y su promoción profesional frente al "paracaidismo" de ocupación que, como patología de la gestión, se viene produciendo, por ejemplo, en las Entidades Públicas, sobre las que planean toda suerte de aventureros y buscadores de fortuna, en ocasiones, aparentando la necesidad de "huida del derecho administrativo", que no se traduce en otra cosa que en la "huida del derecho", a secas, como así lo vienen calificando algunos insignes juristas.

En definitiva, desde la creación de ASEPAN, entre todos, hemos venido consolidando, una Asociación profesional que, atendiendo a los intereses profesionales de nuestros socios, persigue, desde diferentes responsabilidades, la mejora de los servicios públicos del transporte aéreo y sus infraestructuras.

miércoles, febrero 26, 2020

El Supremo prima la libertad de expresión de un delegado sindical frente al derecho al honor de un cargo público de AENA/Enaire


El tribunal falla a favor de un delegado de UGT AENA en Canarias que fue demandado por dos cargos de la empresa

El trabajador redactó una carta en la que criticaba la gestión y la política de nombramientos de la delegación en Canarias

¿Vulnera el derecho al honor una carta de un delegado sindical en la que critica abiertamente la politización de nombramientos y la ineptitud de varios cargos de una empresa pública? En opinión del Tribunal Supremo, no. En una reciente sentencia deja claro que el derecho a las libertades de información y de expresión del delegado priman sobre el derecho al honor de dos cargos que le denunciaron después de leer una carta en la que vertía críticas contra la empresa.

La empresa pública en cuestión es la dirección regional de navegación aérea de Canarias de AENA. En 2007, un delegado sindical de UGT envió un email al responsable de UGT AENA con críticas a los nombramientos y la gestión de la entidad. La carta acabó haciéndose pública a todo el personal de AENA, unas 9.000 personas. Fue entonces cuando el director regional de navegación aérea de Canarias y una técnica de recursos humanos de la dirección de las islas interpusieron una demanda de protección civil al derecho al honor.

En el email, el delegado sindical denunciaba "la politización" de algunos nombramientos y la falta de preparación y formación de algunos cargos. Criticaba que con el nuevo director la gestión era aún peor, y aseguraba que solo trataba de sacar el máximo beneficio para él y su esposa, la técnica de recursos humanos. "No entendemos cómo es posible que personas que en su día fueron cesadas o invitadas a dimitir, y que demostraron de forma palpable no saber desempeñar sus cargos, vuelvan a ser nombradas. Solo los favores políticos pueden explicarlo. Esta situación jamás había ocurrido en Aena", decía. El escrito relataba también varios de casos de trabajadores que acabaron renunciando a sus puestos debido a la presión.

Para los demandantes, estas afirmaciones constituían una "intromisión ilegítima" en su derecho al honor por ser "formalmente injuriosas, vejatorias o insultantes, innecesarias en relación a la cuestión comentada y, por tanto, no amparadas en el derecho constitucional a la libertad de expresión". Argumentaban también que estas manifestaciones les imputaban hechos que de ser ciertos podían constituir delitos de cohecho, prevaricación y tráfico de influencias. 

El acusado respondió entonces que la carta se redactó y envió con la intención de que llegara una persona concreta y que fue otro sindicato (CSPA) el que se hizo con ella y la difundió por su cuenta. La defensa del delegado subrayó que no se utilizaron expresiones injuriosas ni se trató de vilipendiar o humillar "de forma gratuita e innecesaria" a los demandantes. Destacaron también que las dos personas aludidas tenían la condición de personas públicas y sus actuaciones, por tanto, podían ser objeto de valoraciones y críticas.

Derecho a la libertad de expresión

La demanda llegó al Supremo en forma de recurso después de que los tribunales canarios la desestimaran en dos ocasiones. La Sala de lo Civil da la razón al delegado sindical porque considera que las expresiones usadas en la carta deben entenderse "como un caso de ejercicio de los derechos a la libertad de información y a la libertad de expresión comprendido en el derecho de acción sindical", ya que en ella se expresaba el malestar y la sensación de abandono en que se encontraban los trabajadores.

El fallo considera que la mayoría de los hechos mencionados en la carta eran veraces y notorios y, otros, no ofensivos del derecho al honor. Además, las expresiones y frases "no pueden calificarse como ultrajantes u ofensivas, aunque le puedan herir o molestar, y tampoco cabe entender que carezcan de relación con las ideas u opiniones que se exponen". La sentencia tiene en cuenta "la situación laboral y social existente", pues el contexto, dice, es uno de los parámetros que pueden hacer prevalecer la libertad de expresión cuando se emplean frases que, aisladamente, puedan llegar a ser consideradas ofensivas.

"La crítica efectuada por el demandado se refería a personas que ejercían un cargo público y tenían proyección pública en el ámbito social y laboral en el que el demandado ejercía su actividad sindical (...), con lo que el peso de su derecho al honor es más débil que el del derecho a las libertades de información y de expresión del demandado, sin que tampoco se aprecie la existencia del grado de intensidad necesario para que pueda entenderse producida una transgresión del prestigio profesional de los demandantes", añade la sentencia.

Para este fallo, el Supremo se ha basado tanto en la jurisprudencia de su Sala de lo Civil como en la doctrina del Tribunal Constitucional sobre la protección del derecho al honor cuando entra en conflicto con los derechos de libertad de expresión y de información, y también con el derecho a la libertad sindical. 


El TS rechaza la demanda de protección al honor del director regional de una empresa pública contra el delegado sindical de UGT-AENA de Canarias

Según la sentencia, el peso del derecho al honor del demandante es “más débil” que el del derecho a las libertades de información y de expresión del demandado

El Tribunal Supremo ha rechazado la demanda de protección al honor presentada por el director regional de una empresa pública contra el delegado sindical de UGT-AENA en el centro de control de las Islas Canarias.

El demandado firmó una carta en la que criticaba el nombramiento de los demandantes que, aunque iba dirigida al responsable estatal de UGT- AENA, llegó a todo el personal al ser difundida a través de los terminales genéricos de correo electrónico de la empresa.

La sentencia reconoce que en este caso están en conflicto el derecho al honor del demandante y los derechos del demandado a expresar y difundir libremente pensamientos, ideas y opiniones, a comunicar libremente información veraz y a la libertad sindical.

El Tribunal Supremo, siguiendo su propia jurisprudencia y la doctrina del Constitucional, concluye que deben prevalecer las libertades de información y de expresión del demandado, comprendido en el derecho a la acción sindical, sobre el derecho al honor del demandante.

La Sala de lo Civil señala que la crítica vertida en la carta se refería a personas que ejercían un cargo público y tenían proyección pública en el ámbito social y laboral en el que el demandado ejercía su actividad sindical con lo que, según la sentencia, "el peso de su derecho al honor es más débil que el del derecho a las libertades de información y de expresión del demandado".

PUBLICIDAD CENTRAL